Estas aquí
Home > Empresas > ¿Por qué externalizar? ¿Por qué ahora?

¿Por qué externalizar? ¿Por qué ahora?

¿Por qué externalizar? ¿Por qué ahora?

Las empresas deben tomar hoy las mejores decisiones para colocarse en la posición de la empresa que quieran ser cuando la economía se recupere. Resulta esencial que las empresas estén preparadas para el cambio y puedan adaptarse rápidamente, dependiendo de las condiciones del mercado. No se puede avanzar hacia la prosperidad reduciendo costes y plantilla ya que eliminamos conocimiento y experiencia vital para nuestra empresa.

El departamento de Análisis de TheEconomist descubrió que casi el 90% de los directivos considera que la agilidad empresarial resulta vital para el éxito del negocio, pero más de una cuarta parte de las personas que respondieron piensan que se encuentran en una desventaja competitiva porque no son suficientemente ágiles para adaptarse a los cambios del mercado.

Para poder adaptarse al cambio, las empresas necesitan liberar recursos y responder mejor ante las condiciones cambiantes del mercado. Las empresas que lo hacen correctamente tienen más probabilidades de ser más productivas, y contar con procesos operativos más fuertes para recuperarse antes de las recesiones económicas.

La externalización es una forma de que las empresas aporten agilidad a sus operaciones proporcionando la flexibilidad necesaria para capear los cambios en el clima económico, ya sea al producirse un repunte o en tiempos de estabilidad.

Así que la pregunta es, si una empresa todavía no está externalizando algunos de sus procesos empresariales, por qué no y por qué no ahora. Los argumentos a favor de la externalización son sólidos y su éxito se basa en la maximización de tres áreas claves: recursos, personal y procesos.

1. Recursos – Maximizar el flujo de efectivo. La externalización permite a las empresas mejorar los recursos como incrementar los márgenes brutos, liberar flujo de caja para objetivos vitales para la empresa, reducir costes y proporcionar escalabilidad.

2. Personal – Maximizar la productividad. La subcontratación de funciones rutinarias y administrativas permite al personal realizar un trabajo más estratégico, incrementar la productividad y comprender a la plantilla.

 

Las empresas que aprovechan estas oportunidades, disminuyen de tamaño y se centran más en sus actividades empresariales principales con mayor probabilidad, no sólo de capear el temporal, sino de contar con una plantilla más productiva y comprometida, lo que les permitirá situarse en una mejor posición para aprovecharse de la recuperación más rápidamente que sus competidores.

3. Proceso – Estandarización y cumplimiento. Los proveedores de externalización pueden proporcionar procesos de forma más rápida y eficiente y, por lo tanto, con mayor eficacia en costes respecto a una gestión internalizada.

Según el estudio de Gartner, el mercado de servicios BPO relacionados con nóminas, por sí solo, creció un 5,2% en 2011. El Banco Mundial aconsejó recientemente a los países que se prepararan para un largo periodo de volatilidad en la economía mundial y muchas empresas han estado planificando activamente incrementar el alcance de sus contratos de externalización. Sin embargo, hacer las cosas de forma incorrecta puede causar más perjuicio que no externalizar procesos ineficientes desde el principio.

La externalización ayuda a mantener los procesos de organización por delante de los cambios, en lugar de reaccionar frente a ellos, lo que puede resultar costoso. La externalización transfiere riesgos de la empresa que compra al distribuidor, una consideración importante en tiempos de incertidumbre.

Para descargar el estudio completo haz clic aquí

Powered by WPeMatico

Top