Estas aquí
Home > Análisis > Influencia del flamenco en Barcelona

Influencia del flamenco en Barcelona

Pasear por las Ramblas o el Paseo de Gràcia en la ciudad de Barcelona significa diluirse entre multitud de turistas, bares de tapas, autobuses panorámicos y, también, tablaos flamencos. La presencia del flamenco en la capital catalana es tangible desde hace décadas en sus principales enclaves turísticos pero… ¿hablamos de un simple reclamo turístico más o hay una trascendencia mayor en la tradición flamenca de la cultura catalana?

Presencia del flamenco en Barcelona

Una afición creciente que llena cada noche las salas de los espectáculos, una cantera aún mayor de orígenes tradicionalmente flamencos, una oferta variada y unas infraestructuras únicas para este tipo de eventos. Son las principales características del flamenco en Barcelona, un género que se ha normalizado en los últimos años sobre todo después de acceder a los centros académicos de enseñanza superior como el Conservatori del Liceu o el Taller de Músics.

Además, dentro del grado académico pero a un nivel más bajo, han proliferado las academias de baile y danza española, un punto álgido en la geografía barcelonesa. Por otro lado, encontramos los establecimientos que ofrecen espectáculos de flamenco en vivo, como por ejemplo el Flamenco Show Restaurante Nervión, especialista en acoger cenas mediterráneas al son de unas bulerías o unos fandangos de Huelva. Son nombres de establecimientos que resuenan para el aficionado local o extranjero, ya que llevan consigo varias décadas funcionando.

¿Flamenco en Barcelona solo para turistas?

Daniela Turco, encargada de la programación flamenca del Palau de la Música, lo tiene claro: “Aquí hay afición local, sin duda, y con ella podría hacer unos cuantos actos cada año, pero una temporada como la que hago, sin turistas es imposible. Aunque yo me pregunto, ¿qué es ser turista? Aunque el flamenco no sea lo que Cataluña quiera promover de su cultura, el que viene sabe que aquí también hay flamenco y lo busca”.

Si nos remontamos a los orígenes de la población, muchos son los catalanes con ascendencia andaluza o sureña en general. La inmigración extremeña y andaluza en tierras catalanas no solo trajo consigo mano de obra cualificada, sino que también arrastró la tradición, el arte, las palmas, los cantos y el taconeo más puro de una tierra milenaria.

En este sentido, multitud de asociaciones han crecido en Cataluña y hoy en día se celebran acontecimientos tradicionalmente andaluces como puede ser la Feria de Abril o la Romería del Rocío.

Aún así, todos estos responsables se agarran a la realidad de que los tablaos flamencos son una opción para visibilizar un género y darlo a conocer a comunidades cada vez más urbanas. Por tanto, es una posibilidad para abrir los conocimientos y, sobre todo, para dar trabajo a todo un sector especializado. 

Top