Estas aquí
Home > Turismo > Japón y Camboya: Oriente al alcance de la mano

Japón y Camboya: Oriente al alcance de la mano

Si siempre has soñado con viajar a Oriente, sigue leyendo. Has visto imágenes en películas, has leído de su historia en los libros, y has disfrutado de las fotos e historias de viajes de amigos y compañeros de trabajo que te han hablado de las bellezas que encierra, de su historia milenaria, sus tradiciones y cultura, de sus templos, su naturaleza y claro está , de su gastronomía.

Por fortuna el lejano oriente ya no es tan lejano, pues hay muchas compañías que ofrecen paquetes pensados especialmente para cubrir las necesidades del viajero y a precios accesibles. Las ventajas de contar con paquetes ya armados no son pocas, y más cuando se trata de culturas muy diferentes a la nuestra donde, además, el idioma es seguramente una barrera. Contando con un paquete personalizado podremos enfocar la atención en lo importante, contando con la tranquilidad de tener ya reservados los billetes, los hoteles, los traslados, y por qué no, circuitos completos. No hay límites a la imaginación.

Es importante contar con este tipo de ayuda, que ayuda a disminuir la cuota de stress que inevitablemente encierra la antesala de un viaje. Los paquetes personalizados aumentan nuestra libertad, y nos permite soñar con destinos que antes habrían sido impensables.

Por ejemplo, viajar a Japón con este tipo de paquetes, puede convertirse en  una aventura fantástica. Basta con encontrar una oferta a Japón y disponerse a recorrer la tierra del Sol naciente, con sus vibrantes ciudades modernas, sus nuevas tecnologías y el animé que conviven con una larga e importante tradición histórica, hecha a lo largo de los siglos entre shoguns,  geishas y Ukiyo-e. Las opciones son infinitas: descubrir templos, conocer el budismo, o descansar en un ryo-kan, todo sin olvidarnos de la gastronomía. Dos imprescindibles: el sushi, y la ceremonia del té.

Otro destino fascinante es Camboya. Seguramente has escuchado hablar del famoso Angkor Wat, el templo de Suyavarman II realizado a principios del siglo XII y considerado la obra maestra del arte khmer. Pero no todo es templos, ya que viajar a Camboya significa también recorrer la antigua capital de Angkor Thom y el famoso templo Bayon con sus 54 torres decoradas con las 200 caras sonrientes de Avalokiteshvara. Y ir de lugar en lugar, están los Tuk–Tuk, pintorescos carros con motor, similares a una moto pero de tres ruedas, típicos de Camboya y de todo el sur de Oriente.

One thought on “Japón y Camboya: Oriente al alcance de la mano

Comments are closed.

Top