Estas aquí
Home > Empresas > Salud, Belleza y Perfumerias > CÓMO CUIDAR LA SALUD DE LA PRÓSTATA

CÓMO CUIDAR LA SALUD DE LA PRÓSTATA

Las estadísticas nos dicen que uno de cada dos españoles de edades comprendidas entre 40 y 60 años padecen aumento del tamaño de la glándula prostática, una enfermedad conocida como hiperplasia benigna de próstata.

La próstata es una glándula que rodea el cuello de la vejiga y parte de la uretra y tiene una función capital en la eyaculación.

¿Cuáles son los signos que indican problemas de próstata?

Junto al aumento de su tamaño, los encontramos en la dificultad para orinar, en una mayor frecuencia urinaria, en urgencia y despertar nocturno para evacuar la vejiga y en la reducción de la fuerza y el calibre del chorro de orina.

La causa principal de este aumento y endurecimiento de la próstata es la disminución de la hormona testosterona en el hombre.

Cuidar la salud prostática depende esencialmente de una correcta prevención y de tener una actividad sexual adecuada a las propias posibilidades. Cuando una próstata se engrandece demasiado, la medicina oficial acostumbra a proponer intervención quirúrgica que no suele estar exenta de efectos secundarios.

Sin embargo, a través de la suplementación dietética y herbaria podemos proteger y nutrir convenientemente el tejido prostático. Los complementos adecuados los puedes comprar en este herbolario online.

Lista de nutrientes

El zinc es un mineral que se encuentra principalmente en las semillas de calabaza y de girasol. Desgraciadamente, las modernas técnicas de cultivo han ido empobreciendo en zinc los campos. La garantía que ofrecen los suplementos nutricionales de zinc es completa.

Además, la vitamina B6 o piridoxina es la mejor acompañante del zinc, pues le sirve de “taxista” para su correcto transporte a las células del organismo en general y a las prostáticas en particular. Es conveniente tomar el zinc y la B6  juntos ya que de esta manera su absorción es óptima.

Como último suplemento dietético eficaz tenemos los omega 3 y 6 que han demostrado que pueden ayudar a modular la inflamación y la orina residual. Éstos se encuentran principalmente en los aceites de pescado, el aceite de semilla lino, en el de borraja, en el de onagra y son muy inestables, por lo que es conveniente tomarlos encapsulados en forma de perlas para garantizar así al máximo su efectividad evitando el enranciamiento.

Suplementación herbaria

Por lo que se refiere a la suplementación herbaria ésta nos aporta principios activos de un extraordinario valor protector para la glándula prostática. Entre ellos se pueden destacar:

El sabal, cuyas bayas, hace ya cientos de años, consumían los nativos de Norteamérica como parte integrante de su dieta y como tónico para la potencia sexual masculina. Hay que destacar que en los años 60 unos investigadores franceses descubrieron, en las coloradas bayas del sabal, principios activos capaces de estimular la potencia sexual y de proteger la salud de la próstata.

Asimismo, el pygeum es otro remedio herbario utilizado por la cultura africana para tratar los síntomas del aparato urinario. El pigeum es muy eficaz por su capacidad de reducir el número de micciones y por sus propiedades para dilatar las arterias que llevan sangre a los órganos genitales masculinos.

Finalmente la ortiga, una planta presente en los montes de toda España. Es muy rica en clorofila, hierro y vitamina C. Sus hojas son muy beneficiosas por reconocido efecto diurético y por detener el aumento y el endurecimiento prostáticos.

Para finalizar, una cita a modo de consejo del eminente médico británico T. C. Fry quien insistía una y otra vez en que “sólo una manera sana de vivir genera salud” por lo que también será muy interesante evitar o reducir de la dieta: el alcohol, el tabaco, la cafeína, las carnes rojas, los azúcares refinados y los fritos.

Top