Estas aquí
Home > Empresas > Agricultura y Ganadería > El sector del vino se estanca en Cataluña

El sector del vino se estanca en Cataluña

Vinos catalanes

El sector vinícola viene cobrando fuerza en los últimos años en Cataluña y uno de los ejemplos es la consolidación como muy buenas de las añadas registradas desde hace 15 años.

La denominación de origen catalana, asentada en las cuatro provincias de la comunidad, tiene entre sus principales retos el conseguir la difusión de los caldos catalanes llevándolo a las mesas de los consumidores y de grandes restaurantes.

Unido a denominaciones de origen como Rioja, Tierras de León, Ribera del Duero, Bierzo o Toro, los vinos catalanes quieren competir en el mercado español que cuenta con algunas de las más reconocidas empresas vinícolas.

Un sector en crecimiento en el italianos, franceses, estadounidenses, chilenos, sudafricanos y en los últimos tiempos chinos compiten por alcanzar los mejores puestos de cara a las ventas.

La gran competencia y los precios más caros que otros caldos puede ser la responsable de que el año pasado las exportaciones de vino hayan subido solo un 3,4% frente al 5,4% de la media española.

 

La importancia económica del vino

En el mundo de la enología las bodegas catalanas son conocidas especialmente por destacar cuando hablamos de cava.

El cava ha dado a la comunidad un reconocimiento internacional situándola como uno de los más fuertes rivales del champán francés y de otros tipos de espumosos que van copando cuotas de mercado.

Según han comentado a barcelonabusiness asesorías de Madrid, pese a ello, los vinos catalanes suponen el 22% de las exportaciones españolas.

Los vinos españolas tienen cuotas de mercado del vino a nivel mundial del 22% con el 10% de las ventas pese a ser el primer país en extensiones de viñedos y el tercero en producción.

Esta falta de competitividad de los vinos catalanes puede ser debida a su precio. Costando alrededor de un 170% más que otros vinos españoles, su calidad no parece justificar sus precios.

Y es que sectores como el del current transformer testing o protective relays, mucho más especializados y minoritarios que en el del vino, se están posicionando en Estados Unidos con cuotas de mercado que llegan a ser más grandes que los del sector vinícola.

 

Las bodegas barcelonesas son las que más exportan de España

Según los datos del informe del ICEX sobre las exportaciones de vino en el año 2014 Cataluña fue la Comunidad Autónoma española con mayor número de bodegas exportadoras, contabilizando 1.295 y la que más facturó, con 561 millones de euros.

Este sector, junto al de la construcción de casas, apartamentos, pisos y cabañas es uno de los principales sobre los que se asienta la economía exportadora de muchos países y antes de la explosión de la burbuja inmobiliaria también a nivel español.

La provincia barcelonesa contaba con la mayor cantidad de bodegas en España, totalizando 1.056 y la que más facturó, con 511,5 millones de euros.

Con estos datos el sector debe analizar los porqués de la situación y posiblemente realizar un ajuste en sus precios para ganar competitividad y cuota de mercado.

Uno de estos mercados es el madrileño. Según un estudio de arquitectos madrileño que hemos consultado “las inauguraciones de reformas de viviendas de lujo y de edificios de nuevo construcción demandan productos vinícolas catalanes para los caterings”.

Y es que en ciertos sectores de alto nivel de la capital de España los caldos catalanes continúan, pese a los últimos movimientos políticos y sociales, contando con gran aceptación.

Por ello, una renovación del sector no se consigue con mini préstamos, sino con una implicación decidida por parte de las administraciones públicas para garantizar que el libre comercio y la caída de los aranceles faciliten que los vinos catalanes puedan acceder a mercados hasta ahora restringidos por las políticas proteccionistas.

 

Top