Estas aquí
Home > Empresas > Salud, Belleza y Perfumerias > Consecuencias de sobrecargar las mochilas de los niños

Consecuencias de sobrecargar las mochilas de los niños

consecuencias sobrecargar mochilas de los niños

Debido al excesivo material escolar que necesitan en invierno o a los complementos y menesteres propios de las excursiones de verano, muchas veces tendemos a sobrecargar las mochilas de los niños. Esto puede ser muy contraproducente para sus espaldas, por el sobreesfuerzo y la fatiga muscular.

Los expertos en pediatría están de acuerdo en que los niños no deberían cargar mochilas que superen el 15% de su peso para evitar problemas de espalda. Ya sean mochilas infantiles o mochilas juveniles, lo cierto es que estos fabricantes tienen que comprometerse a reducir el peso de sus productos, así como los padres deben evitar sobrecargarlas con demasiado material.

Recomendaciones para cargar peso

Para evitar que los pequeños carguen más peso del recomendado en sus espaldas, es necesario seguir unos determinados consejos:

1. Apostar por mochilas con ajustes firmes, es decir, que sujeten correctamente la bolsa. Lo recomendado es sobre unos 5 cm por encima de la cintura del niño.

2. Correas anchas. Mientras más anchas, mejor, así como el respaldo, que debe ser acolchado.

3. Hacer ejercicio regularmente. Si los pequeños realizan deporte con frecuencia (un buen ejemplo es la natación), mantendrán fortalecida la espalda, disminuyendo los riesgos de dolores en la espalda.

4. Distribución del peso. A la hora de prepararles la mochila, agrupa los libros más pesados más cerca de la espalda, para una mayor sujeción. En caso de que haya demasiado material escolar, es mejor repartir el peso llevando algunos libros en la mano.

5. A la hora de coger la mochila del suelo, usar las dos manos. Esto es fundamental, ya que muchas lesiones de espalda se producen en este momento. Enseña al niño a flexionar las rodillas, mantener la espalda recta y coger con dos manos el peso.

6. Controla el tiempo. No es recomendable que el niño cargue la mochila más de 15 minutos seguidos. Vigila que no pase demasiado tiempo con ella en las espaldas.

Top