Estas aquí
Home > Arquitectura > Nuevos colegios en Barcelona apuestan por módulos prefabricados

Nuevos colegios en Barcelona apuestan por módulos prefabricados

contenedores de obra modulos prefabricados algeco

Este nuevo curso escolar 2017/2018, la capital catalana ha inaugurado siete nuevos colegios públicos en diferentes zonas de la ciudad. Seis de ellos han sido construidos con módulos prefabricados.

La nueva propuesta educativa de la Ciudad Condal se ha desarrollado con la inauguración de siete nuevos centros: las escuelas Eixample 1 (en las instalaciones de la antigua prisión Modelo), Eixample 2 (en la confluencia de Roger de Flor con Rosselló), Cartagena, Anglesola, Gràcia y La Flor de Maig, así como el instituto de secundaria Martí Pous, en Sant Andreu.

Este nuevo proyecto se ha servido de una nueva solución arquitectónica como es la construcción modular. Aprovechando las ventajas y versatilidad de los módulos prefabricados o contenedores de obra de grandes líderes de la construcción modular, se han rediseñado estos seis nuevos espacios educativos para garantizar el confort y la usabilidad de los mismos.

Instalaciones acondicionadas

Mercé Massa, gerente del Consorci de Educación de BCN, ha afirmado en un comunicado que todas las instalaciones “cuentan con un aislamiento acústico y térmico muy bueno”, lo que se traduce en una funcionalidad óptima para el total desarrollo de las labores educativas.

Las gamas de construcción modular que se emplean para este tipo de usos vienen equipadas de fábrica con un acondicionamiento térmico y excelente aislamiento acústico, fundamental para el día a día de docentes, personal y alumnos.

Mayor diversidad de espacios

Gracias a la adaptabilidad de la construcción modular, se han podido edificar aulas más espaciosas y luminosas con mayores ventanales. De este modo, no solo se minimizan gastos sino que se desarrollan nuevas formas constructivas que pueden suplir otras carencias de la construcción tradicional.

Apuesta sostenible

No solo se gana en espacio sino también en medio ambiente. Los contenedores de obra o los módulos prefabricados dan una segunda vida a los espacios constructivos y, además, reducen emisiones contaminantes en su proceso de fabricación. Se trata de una nueva arquitectura mucho más sostenible que las tradicionales, focalizada en una mayor conciencia con el entorno.

Top