Estas aquí
Home > Sociedad > Fetichismo, una tendencia que no pasa de moda

Fetichismo, una tendencia que no pasa de moda

La publicación de la saga Grey hace pocos años puso de nuevo en la palestra que no todo el mundo gusta de las mismas cosas en la intimidad.

De hecho, volvió a poner en boca de todos la palabra fetiche, algo que parece que se debe esconder pero que, lo cierto, es que es mucho más común y saludable de lo que podría parecer en muchos casos.

El fetichismo no deja de ser ese elemento que muchos buscan, necesitan o provocan para conseguir excitarse, aquello que forma parte de sus fantasías y que les lleva a disfrutar mucho más de una relación en pareja.

¿Sabes cuáles son los más comunes?

Hay numerosos, pero cuatro destacan por encima del resto.

Siguiendo la línea Grey, la sumisión: el juego de dominación y sumisión es uno de los grandes recurrentes cuando se habla de fetichismo. Sea uno u otro papel, muchos necesitan sentirse dominados o dominadores para poder disfrutar de sus roles de pareja en la cama. Sin duda, la literatura reciente ha dado también alas a muchos a probar estas nuevas sensaciones.

Tacones: no solo es territorio de hombres, sino también de mujeres, que se sienten poderosas con ellos en la relación de pareja. Al hilo de esto, muchos también se sienten atraídos por los pies, con lo que es un miembro corporal recurrente si uno lo piensa.

Hacerlo con una profesional: es algo a lo que, según los datos, ha recurrido el 39% de los españoles en algún momento. De hecho, el poder contar con los servicios profesionales de una meretriz en espacios seguros y legales como La Suite Barcelona, en un entorno relajado, no deja de ser el perfecto plan. Contar con una profesional capaz de cumplir las fantasías se ha convertido en uno de los principales reclamos de las casas de citas.

El sado erótico: Un término a destacar en este ámbito del fetichismo, que también se ha puesto de moda en el sector y que muchos desconocen, es el sado erótico.

El término sado es una abreviación de sadomasoquismo, dos términos que se integran dentro del BDSM, siglas que combinan las iniciales de Bondage y Disciplina, Sadismo y Masoquismo.

El sado, por su parte, hace referencia a aquellas prácticas sexuales que obtienen placer de la sumisión del otro. De hecho, en el film de Grey vemos cómo la protagonista se inicia en el sado erótico. Las afamadas escorts en Barcelona, ofrecen entre sus servicios el sado light o erótico, una versión más suave donde solo se demuestra una actitud de dominación sin llegar a infringir dolor real. Tan solo como un fetiche más para conseguir la excitación sexual.

Top