Estas aquí
Home > Empresas > Cómo debe ser la oficina perfecta para tu empresa en Barcelona

Cómo debe ser la oficina perfecta para tu empresa en Barcelona

El alquiler de oficinas en Barcelona está en continuo auge. Razones no faltan: la oferta es rica y variada, pero sobre todo por el hecho de que la capital mediterránea ofrece un ecosistema más que adecuado para que cada empresa, cada sector, encuentre su espacio perfecto, ya sea en un modernísimo distrito tecnológico en permanente evolución (22@), en un elegante edificio de oficinas en la parte noble, en pleno centro o en barrios o ciudades cercanas repletos de servicios en plena expansión.

Pero… ¿qué debemos buscar en una oficina para que resulte la perfecta para nuestra empresa?

Pensada tanto para los empleados como para los clientes

A lo primero que debemos atender a la hora de seleccionar la oficina adecuada es que sea espaciosa y cómoda tanto para cuando nos visiten nuestros clientes como para el día a día de nuestros empleados.

Es un total error centrarnos únicamente en uno de estos dos pilares básicos que hacen funcionar a una empresa. Un espacio gris y que no sea del agrado de nuestra plantilla puede hacer que el ambiente les reduzca la productividad, y tengan verdaderas prisas por querer cada día salir de allí.

Por otra parte, dedicar todo el espacio para quienes lo habitan día tras día y dedicar sólo un pequeño espacio para reuniones o que éstas se tengan que hacer a la vista de todos supone dar una mala imagen a nuestros clientes.

Nuestra oficina es nuestra sede, nuestro hogar, y como tal debe ser percibido para quienes lo visitan, que se sientan arropados y que sientan que allí no se está por estar.

Perfectamente accesible para cada tipo de cliente

Hay sectores que no requieren específicamente encontrarse en una localización concreta, pero otros tantos exigen estar donde están sus clientes o en una zona que les sea de fácil y cómodo acceso.

Nunca vas a llegar a saber las necesidades que un posible cliente pueda tener y le debas cubrir a la hora de reuniros o de detallar servicios concretos. Si estos clientes deben hacer largos desplazamientos para ello o se ven en la necesidad de tener que acudir a un parking de pago o acceder de forma poco cómoda para ellos, acudirán sugestionados a la pesadez del proceso para llegar a tu oficina.

Por ello, no únicamente sopeses las posibilidades del espacio, sino también las que ofrece la localización, que también puede ser un pesado hándicap para tus propios empleados y, nuevamente, para su productividad.

Cómoda y luminosa

No inundes de mesas y asientos un espacio que no lo permite, al igual que procura siempre que no falte la luz.

Si la localización concreta de la oficina no permite que la luz natural lo invada todo, no repares en instalar un sistema de iluminación agradable y práctico, que aporte calidez a la par que la visibilidad necesaria como para que no se tenga que forzar la vista con el cansancio que ello conlleva.

Por otra parte, a lo largo de la oficina, cada empleado, cada cliente, cada visitante, debe poder circular sin encontrarse obstáculos o estrecheces.

Con personalidad propia

Una empresa para ser exitosa debe saber diferenciarse de la competencia. Aunque no se dedique a algo innovador, debe aportar un toque personal, único: ya sea de manos de su plantilla, del producto, etc.

La oficina debe contagiarse también de este espíritu: no importa que todo el edificio se divida de igual forma y en principio loas oficinas sean un calco unas de otras. En este caso debemos saber aportarle al espacio ese toque único que sólo nuestra empresa sabe dar.

Top