Estas aquí
Home > Arquitectura > Ventajas de poner tarima en el jardín

Ventajas de poner tarima en el jardín

La madera Ipe está revolucionando los suelos exteriores.

Con la llegada del buen tiempo se empieza a prestar más interés por aquellas zonas de la vivienda, que se han descuidado un poco durante el largo invierno. Estos emplazamientos suelen ser aquellos que están al aire libre, como las terrazas, jardines o zonas de piscina. Se comienzan a preparar estos espacios para poder disfrutar de ellos en época estival. Se inician la tarea de plantar árboles y flores, a podar la flora y a limpiar las zonas más perjudicadas.

Uno de los focos más dañados por el invierno suelen ser los suelos, pues soportan el agua, la nieve y la acumulación de residuos como la arena o el barro. Existen varios modelos de suelos para exteriores, pero no todos son rentables a la larga pues acaban empeorando su aspecto por diferentes circunstancias:

  • Suelos de cerámica: Hasta ahora han sido los más populares, por su resistencia. Pero se ha comprobado que a la larga sufren grandes desperfectos por el deterioro. Se suele estropear el color quedado poco lustrosos y afeando el entorno.
  • Suelos de piedra: Es un material respetuoso, pero al igual que el anterior suele ensuciarse fácilmente si no recibe constantemente limpieza. Pues suele poco resistente a la humedad.
  • Hormigón: El hormigón le da un toque moderno a espacio, pero al igual que pasa con los materiales de cerámica debido al agua y al estancamiento de la misma acaba ensuciándose con el paso del tiempo, dejando de lucir como lo hacían al principio.
  • Suelos de madera o tarima IPE: Generan incertidumbre por el desconocimiento popular, pero a continuación hablaremos de sus múltiples usos y ventajas.

¿Qué es la madera de Ipe?

Es una madera que suele ser utilizada en espacios abiertos, sobre todo para crear fustas para exteriores. Esto se debe a sus múltiples características, lo que la ha convertido con el paso de los años es la opción más buscada,

Conocidas como fusta de IPE, las tarimas o suelo en madera de Ipe para exteriores es una madera tropical, proceden de Sur América y también es conocida como Nogal de Brasil. Es una madera sorprendentemente resistente a la humedad, a los hongos, los golpes y a toda clase de inclemencias del tiempo y además si la comparamos con otro tipo de maderas su comportamiento con el fuego la hace más segura. Dentro de la conocida Escala Janka, que es una escala utilizada para medir la densidad de la madera, esta posee uno de los valores más altos, lo que la hace resistente y pesada. El uso más habitual de la madera de Ipe es para tarimas exteriores, pero también es común verlas en puertas, ventanas, escaleras o chapas decorativas

Presenta un color pardo oscuro, lo que hace que contaste muy bien con zonas abiertas cargadas de agua y vegetación.

Recomendaciones de uso:

Es el material ideal para usarlo en suelos para exteriores, tanto para jardines, como para crear terrazas y utilizarlo alrededor de piscinas o suelos en los spas. Puede parecer curioso que la madera Ipe sea el material ideal para terrenos donde hay piscinas. Pero es que gracias a su resistencia a la humedad, a su bajo índice de calentamiento y a que es antideslizante lo que la convierten en una apuesta segura si lo que se busca es algo que dure a largo plazo. Dará igual el mobiliario que se coloque encima, esta madera Ipe es muy resistente.

Ventajas del suelo de madera Ipe para exteriores

La tarima Ipe es considerada una de la mejores opciones para revestir suelos al aire libre, tanto por la belleza que tiene como por las prestaciones que posee:

  • Alta resistencia natural a insectos y hongos: La madera Ipe es por sí sola resistente a los insectos, por esta razón es que con el tiempo su deterioro será natural y no derivado plagas.
  • No se calienta en exceso: Al contrario que las tarimas sintéticas que bajo el sol del verano acaban alcanzando temperaturas altísimas, estas no se calientan en exceso haciéndolas confortables en las largas tardes de verano.
  • Al ser resistente a los hongos, debe ser abandonada por muchos años para que llegue a pudrirse.
  • Gracias a su densidad y resistencia natural, la convierten en un material ideal para lugares donde suele haber mucho tráfico de personas. Es decir se desgasta poco.
  • Debido a su resistencia será difícil que suelte alguna astilla. Esto no quiere decir que no pueda llegar a ser arañada, pero suele ser complicado conseguirlo.
  • Al contrario que suele pasar con otro tipo de maderas, la madre Ipe es estable dimensionalmente, es decir con el tiempo no se deforma.

El mantenimiento de este tipo de suelos no requiere un cuidado excesivo, basta con una limpieza anual y la correcta aplicación de un aceite protector para que no pierda su color natural debido al paso del tiempo. Solo con estos cuidados el propietario no deberá preocuparse por plagas de termitas debido a la gran densidad de la madera Ipe.

 

Top