Estas aquí
Home > Acción Social > ¿Por qué debemos usar zapatos cómodos?

¿Por qué debemos usar zapatos cómodos?

usar zapatos comodos

Las extremidades del cuerpo son particularmente sensibles y vulnerables: cabeza, manos y pies deben estar protegidos contra las agresiones externas (frío, calor, luz solar, los choques …). Sin embargo, los pies están exigiendo una atención especial ya que apoyan todo el cuerpo.

Debemos, por tanto, no sólo cuidar de su protección, sino también ofrecer el máximo confort ya que esta base está fuertemente relacionada con la salud de la espalda, lo que muchas personas descuidan. Optar por unos buenos zapatos cómodos suele ser la mejor solución para cuidar los pies. 

Para la comodidad de los pies

Dependiendo del uso que que vayas a hacer de los zapatos, deben tenerse en cuenta los materiales, aberturas, tipo de plantas de los pies (interior y exterior) y un posible talón.

La gente demanda zapatos especiales (tamaños debajo o por encima de los tamaños promedio) y encontrar tiendas especializadas para satisfacer sus expectativas suele convertirse en todo un reto. También debes recordar que el material evoluciona con el uso y puede estirarse (sobre todo cuando son zapatos de tela o piel).

El mantenimiento de los zapatos es muy importante para que haya comodidad y seguridad en los pies. Hay que tener en cuenta que deben poder respirar, tanto en verano como en invierno. Cuando hace calor, las plantillas hechas de carbón activado, por ejemplo, son eficaces. En el invierno, hay materiales específicos que se utilizan para crear un calzado transpirable, que son resistentes al agua y mantienen los pies calientes.

Por otro lado, es recomendable no usar los mismos zapatos varios días y cambiar regularmente durante la semana.

En casa o en el trabajo

Si la comodidad del pie se consigue con una cuidadosa elección de los zapatos, esta elección también resulta crucial para nuestra comodidad en general. Estemos en casa o en el trabajo, en la ciudad o en vacaciones o durante el tiempo libre, los zapatos deben adaptarse a los puestos de trabajo.

No es lo mismo caminar largos períodos de tiempo por el campo, que por el asfalto o sobre el suelo de una oficina. Para ello hay que vigilar los materiales y la flexibilidad y ergonomía del calzado.

Top