Estas aquí
Home > Análisis > Mantener una piscina en invierno: una forma de ahorro y conciencia medioambiental

Mantener una piscina en invierno: una forma de ahorro y conciencia medioambiental

Con la llegada de septiembre toca volver a rehacer las rutinas y, aunque todavía se pueden disfrutar de los últimos fines de semana de buen tiempo en la piscina, es hora de ir pensando en su cierre. Precisamente con los cambios de temperatura en España, que dependiendo de la zona suelen ser bastante bruscos, los profesionales de Piscinas Unic informarse de cómo se debe tratar la piscina durante el invierno para poder reutilizar el agua de un año a otro y evitar que el vaso se dañe.

Quizá esta es la parte engorrosa de tener una piscina en casa: implica un mantenimiento en verano, pero también durante los meses que no se utiliza.

“En ningún caso se aconseja vaciar la piscina en invierno, ya que las consecuencias pueden llegar a ser muy negativas para cualquier tipo de piscina. Las condiciones metereológicas que presenta el invierno pueden, por ejemplo, generar fisuras en las piscinas, hacer que se ensucien las juntas del gresite, etc. No debemos olvidar, por otro lado, el cuidado del medio ambiente. Vaciar la piscina supondría un gasto considerable de agua, además de una forma de contaminación al arrojar al río gran cantidad de agua tratada químicamente” advierten desde Piscinas Unic.

Las posibilidades de mantenimiento de las piscinas durante el invierno son dos:

– Invernaje parcial, que será el método empleado por todos aquellos que deseen ver su piscina en perfectas condiciones durante todo el invierno. Este método implicará que la filtración esté en marcha al menos dos o tres horas al día, y además será necesario depositar en la piscina unos determinados productos químicos que lograrán que el agua no se pudra.

– Invernaje total, este método no requiere que la filtración esté en marcha, aunque sí requiere de la utilización de productos químicos como en el caso anterior. La diferencia fundamental radica en que el empleo de este método hace necesario la utilización de un cubre piscinas.

Llegado este punto ya solo queda decidir si uno quiere añorar el verano durante todo el invierno contemplando su fabulosa piscina, o si por el contrario, prefiere no verla para no sentir tal añoranza.

Top