Estas aquí
Home > Empresas > Turismo > Oporto, destino ideal para el turismo en familia

Oporto, destino ideal para el turismo en familia

La ciudad portuguesa ofrece multitud de puntos de interés y actividades para los turistas de todas las edades.

Ya pasaron los tiempos, añorados por muchos, en que cualquier viaje por turismo u ocio se hacía con toda la familia a cuestas, como se solía decir.

Hoy en día, son viajes rápidos, cómodos, con ofertas que permiten salir un fin de semana sin esperar a las vacaciones, y que normalmente se realizan solos o en pareja.

Pero ¿y el resto y los niños? Excusas para no llevarlos hay muchas: que si aquí se lo pasan mejor; que darán la tabarra y se aburrirán mucho: que el viaje se encarece y no se lo pueden permitir… y así un sin fin de motivos, que no razones, para dejar a los peques al cuidado de algún familiar.

Pero hay ciudades donde los chicos se lo pasan mejor que los mayores y los precios no aumentan demasiado. No siempre, pero pueden probar a llevarlos en alguna ocasión.

Una de esas ciudades ideales para los pequeños de la familia es Oporto.

Oporto, como Lisboa, es una ciudad para recorrerla andando, disfrutando al máximo de sus estrechas callecitas, cargadas de historia y nostalgia.

Un paseo al anochecer, junto a la ribera del río Duero, la sensación que produce entrar en el Mercado do Bolhao o el sabor de sus dulces vinos son algunas de las cosas que se pueden hacer en Oporto.

Por su proximidad y ofertas, siempre se podrán visitar solos en cualquier momento, fin de semana o unos días libres, pero en familia hay mucho que hacer.  

Esta ciudad era, hasta hace poco, un tesoro escondido de Portugal. Un segundo lugar por debajo de Lisboa. Desde hace un par de años, sin embargo, ya no es un secreto, y aunque muchas cosas han cambiado (incluidos los precios) aún se deja recorrer agradablemente.

Porque esta ciudad en familia, con niños, sigue siendo una de las escapadas más interesantes de Portugal, un lugar tranquilo, que nos atrapa con la hermosa vista de la Ribeira, la zona de la “postal típica” de casitas coloridas apiladas, el puente “Dom Luis I” y las aguas del Duero. Es aquí, en esta orilla, donde descansan los Rabelos, embarcaciones típicas de la zona, antes de partir en los paseos hasta las viñas llevando viajeros que no imaginan lo bonito del paisaje que están por ver.

Hay muchos lugares donde ir en una visita en familia, con unas actividades y jornadas que prometen ser agotadoras.

En el programa de visitas, en la preparación del viaje, surge la pregunta de dónde quedarse. Hotel serían varias habitaciones y el trasiego de una a otra. La mejor opción la constituyen los apartamentos. En Oporto los hay de todo tipo y precio.

En ellos, podrán compartir el alojamiento varias personas y pasar unos días con autonomía de comidas y horarios y con el consiguiente ahorro. Cuando la familia prepare este viaje, que les encantará, lo mejor es entrar en Expedia.es y descubrir todas las opciones y ventajas de reservar un apartamento.

 

Top