Estas aquí
Home > Salud > Cómo la cirugía robótica ayuda a los pacientes de cáncer

Cómo la cirugía robótica ayuda a los pacientes de cáncer

La tecnología está haciendo la vida más fácil a los pacientes a medida que la robótica ingresa al sistema de atención médica. Los avances en tecnología han permitido el uso de asistencia robótica durante las cirugías en las últimas dos décadas con una gran cantidad de resultados positivos.

 

La cirugía asistida por robot ha permitido disminuir las tasas de mortalidad, aumentar la precisión, disminuir el tamaño de las incisiones y minimizar la incomodidad del paciente en muchos tipos de cirugía que incluyen, entre otras la neurocirugía, cardiotorácica, gástrica, ortopédica, otorrinolaringológica y urológica.

 

El 66% de las operaciones con el Robot Da Vinci, la principal herramienta quirúrgica de última generación en este campo, se realiza en el ámbito de la urología. En este sentido, Juan Carlos Ramírez, Jefe del Servicio de Urología y Litiasis del Ruber Internacional mantiene que “la innovación permite a los pacientes otra opción en el tratamiento quirúrgico del cáncer de próstata y concretamente, en la prostatectomía radical, que es la operación de extirpación de la próstata, el paciente operado con robot puede irse a su casa a las 48 horas de la intervención, frente a los 3 a 5 días que estaría en el hospital en caso de hacerse con cirugía abierta”.

 

En el caso de la extirpación de la próstata, los grandes temores de los pacientes son dos: la disfunción eréctil y la incontinencia urinaria. Bajo la experiencia de Grégory Pierquet y Patricia Ramírez, ambos doctores del Servicio de Urología y Litiasis del Doctor Ramírez del Hospital Ruber Internacional, con el Robot Da Vinci se reducen notablemente ambas secuelas. Casi en la totalidad de los casos los pacientes están continentes después de quitarles la sonda.

 

En cuanto a la disfunción eréctil también se mejoran los resultados si bien esto es más difícil de valorar ya que en muchos casos no hay una evaluación precisa de la función sexual previa a la cirugía.

 

Para el Servicio de Urología y Litiasis del Doctor Ramírez del Hospital Ruber Internacional, que recientemente ha puesto en marcha la Unidad de cirugía urológica robótica, “los beneficios de utilizar el Robot Da Vinci en los pacientes radican en: poco dolor posoperatorio, menor sangrado, continencia precoz, menor riesgo de disfunción eréctil y en una estancia hospitalaria breve”.

 

Es importante resaltar que el Robot Da Vinci es una mera herramienta bajo el control estricto de un cirujano. No genera ningún movimiento independiente al mismo. Éste permite mayor rango de movimientos y por tanto una mayor precisión quirúrgica. El sistema Da Vinci consta de 3 piezas clave: la consola, el carro con los brazos quirúrgicos articulados y la torre de visión.

 

El cirujano realiza la cirugía sentado en la consola sobre la que, a través de una imagen de alta definición 3D, tiene un control estricto del campo quirúrgico. A través de los mandos situados en la consola, el cirujano realiza los movimientos precisos y estos son enviados a los brazos robóticos que los reproducen con exactitud.

 

La medicina y concretamente la cirugía, no es ajena a la evolución tecnológica de nuestro tiempo y en este sentido los centros hospitalarios y sus equipos médicos se sienten obligados a su puesta al día con el fin de ofrecer a los pacientes las mejores opciones en el tratamiento de sus enfermedades”, explica Juan Carlos Ramírez, Jefe del Servicio de Urología y Litiasis del Ruber Internacional.

Top