Estas aquí
Home > Educación > Y por límite, la imaginación

Y por límite, la imaginación

Puede que muchos asocien la animación 3d con películas dirigidas exclusivamente a niños. Sin embargo, cualquiera que haya disfrutado de películas como Toy Story, Up, Coco, Cars o Ice Age, entre muchas otras, sabrá que no son películas dirigidas exclusivamente a los pequeños de la casa, y que pueden llegar a emocionar, tanto o más, que cualquier otro tipo de películas. Pero, a pesar de lo que uno pueda creer, la animación 3d no es nada novedoso y lleva ya varias décadas entre nosotros. Tal es así, que su empleo se ha extendido a muchos otros ámbitos, por lo que tener un curso de animación en 3d en la actualidad, es una buena garantía de tener asegurado un empleo.

Y es que, muy lejos quedan ya aquellos empleos en los que uno se pasaba toda la vida haciendo lo mismo, hoy lo más demandado son los perfiles técnicos y multidisciplinares, que aporten un aire renovado a aquella empresa a la que lleguen y que sean capaces de enfrentarse a los retos que se le plantean abordándolos de todos los modos conocidos y posibles.

Un curso de animación en 3d, no solo es útil para aquellas personas que se quieran dedicar en exclusiva al mundo de la animación cinematográfica, sino también para una amplia gama de perfiles como pueden ser ilustradores, artistas digitales o publicistas.

Pero si existe un sector en el que las nociones de 3d son imprescindibles, ese es el mundo de los videojuegos. Las cifras indican que este sector ha experimentado un enorme aumento en los últimos años, algo que se augura seguirá la misma tendencia en los próximos años.

Y a pesar de que muchos ven el auge de los videojuegos una amenaza para la salud de todos aquellos que deciden pasarse horas sentados jugando, otros ven en ello una gran oportunidad para desarrollarse profesionalmente. Dos caras de la misma moneda.

La animación 3d es el complemento perfecto de las personas más creativas, que podrán dar rienda suelta a su imaginación, dado que aquí, el único límite lo marca la imaginación de cada uno.

Top