Estas aquí
Home > Bienestar > Chimeneas de bioetanol o cómo cumplir el sueño de tener una chimenea en casa

Chimeneas de bioetanol o cómo cumplir el sueño de tener una chimenea en casa

El verano ha pasado tan rápido que casi da miedo pensar que el otoño está a punto de llegar para quedarse. Y con él llegará la caída de las hojas, los días grises y lluviosos, las noches largas y probablemente el frío, motivos todos ellos más que suficientes para que gran parte de la población busque el calor del hogar. Pero, tal y como indican desde Instalaciones Hiaz “a pesar de que a todos nos gusta estar en un ambiente confortable térmicamente, no todos elegimos los mismos métodos para obtener este calor en el hogar. Y es que, en la actualidad la variedad es tan amplia que resulta complicado decantarse por un método o una combinación de ellos”.

A las clásicas calderas de gasoil y de gas han venido a sumarse otros métodos para obtener calor en el hogar, que además cuidan el medio ambiente, algo que hoy en día es de suma importancia. La obtención de calor empleando energía solar y las chimeneas de bioetanol son buen ejemplo de ello.

En concreto, “las chimeneas de bioetanol, que inicialmente constituían un elemento puramente decorativo, han experimentado en los últimos años una fuerte demanda, algo que a priori parece que continuará dado la enorme cantidad de ventajas que presentan” comentan desde Instalaciones Hiaz.

Pero, ¿qué ventajas son esas? ¿realmente merece la pena apostar por las chimeneas de bioetanol?

La primera de ellas es que el bioetanol es un combustible renovable que no genera olores ni residuos, tratándose por lo tanto de una combustión limpia que produce muy bajas emisiones de CO2.

La segunda es que no necesita extracción de humos puesto que no los produce, siendo también inodoro, algo que, por otro lado, facilita enormemente su instalación, ya que no son necesarias grandes obras, y en determinados casos, ninguna.

Y la tercera, pero no por ello menos importante, es que requieren de un mantenimiento mínimo, limitándose prácticamente a la recarga del depósito de bioetanol. La ausencia de ceniza o polvo es total, no siendo necesaria la limpieza.

Pero, además de las anteriores, cabe destacar que “las chimeneas de bioetanol son muy seguras ya que incluyen funciones de autoextinción de la llama, siendo posible también regularla, consiguiendo de este modo mantener la estancia a la temperatura deseada, algo que no ocurre con las chimeneas tradicionales”.

A lo anterior debe sumarse que son fácilmente transportables y, por supuesto, su enorme poder decorativo. Y es que, quién no ha soñado alguna vez con poder acurrucarse al calor de una chimenea.

Top